Paradoja

“El amor dice: ‘Yo soy todo’. La sabiduría dice: ‘Yo soy nada’. Entre ambos fluye mi vida.”

(Nisargadatta Maharaj: “Yo soy Eso”)

 

Es difícil discernir, desde lo personal, dónde está la verdadera esencia de nuestra vida, cuál es el cometido de nuestra irrupción en el Universo.

Nuestra mente siempre necesita concretar y darle forma a las cosas. Sin embargo, la esencia es una abstracción, es por ello que difícilmente la podemos entender desde esa mirada reduccionista.

Una de las cosas que me hacen comprender, o quizá mejor, que me hacen sentir un estímulo tranquilizador, son las paradojas. Esas incongruentes frases que a modo de koan zen, te producen un cortocircuito mental, que te obligan a poner atención al significado:

  • Soy todo, soy nada.
  • Lo que es arriba es abajo.
  • No me buscarías si no me hubieses encontrado.
  • Un instante eterno.

Para entender el verdadero alcance de lo que nos están diciendo, debemos pararnos en seco y cambiar diametralmente nuestra perspectiva.

Automáticamente, se produce un instante de presencia, que posiblemente nos conduzca a la intuición del verdadero sentido, a la percepción instantánea de la verdad.

 

 

QR estherramos redondo fondo negro 50x50