El “polvo cósmico” o sexo consciente

“El sexo es el consuelo que a uno le queda cuando no le alcanza el amor” (Gabriel García Márquez).

Siempre he considerado los encuentros sexuales como la oportunidad de fundirse con el cosmos.

Hay una trascendencia en ese instante de explosión orgásmica y éxtasis, que remite a un despertar, a una intensa iluminación.

Lo que acontece después, es el gozo de quien ha sentido una visión afectiva, a través de la energía.

En la medida que somos capaces de considerar nuestro cuerpo como un espacio sagrado, convertimos esos encuentros en templos del amor.   

Abandonando la búsqueda de placer para tapar insatisfacciones, nos abrimos a la inconmensurable experiencia de fusionarnos con otro SER y encontrar así el valor sagrado de la sincronía.

En el encuentro con lo otro, experimentamos la oportunidad de encontrarnos a nosotros, porque en el encuentro, se diluye lo uno y lo otro.

 

 

QR estherramos redondo fondo negro 50x50